El pajarillo

pajarillo

Siempre me llama la atención cruzarme con un pajarito muerto. Quizá sea porque en esta sociedad en la que la muerte es algo incómodo, es de las pocas veces que simplemente caminando me la encuentro. Una evidencia de que la vida pasa, de que es algo tan liviano y frágil como el cuerpo de este animalillo, que descansaba en el suelo hasta que el siguiente viandante lo apartó con desagrado de una patada. Seas bienvenido al cielo de los pájaros, gorrión portugués, donde tu alma volará ya sin alas y sin plumas, libre de tu pequeño cuerpo.